Posted on: 2021-11-12 Posted by: Helen Comments: 0

Así que has decidido hacer una aplicación móvil que es importante y necesaria. Antes del lanzamiento inmediato, se pregunta cómo informar a los clientes potenciales.

En este artículo, veremos las estrategias básicas de promoción para diferentes tipos de aplicaciones, que debería trabajar antes del lanzamiento de la aplicación en la tienda. La forma de comercializar tu aplicación variará en función de cómo quieras monetizarla.

 

Una aplicación con instalación de pago

Has hecho una aplicación de calidad con una funcionalidad única, y es una aplicación de pago. Ahora es importante darlo a conocer y apreciarlo. Hay varias herramientas que funcionan mejor cuando se utilizan conjuntamente.

  1. críticas de la aplicación. Te recomendamos que empieces por los sitios web que hacen reseñas de aplicaciones. Puede ponerse en contacto con los editores y revisores: hábleles de usted.
  2. Sistema de reparto. El segundo punto importante es un sistema de apuntalamiento de aplicaciones bien pensado. Puede tratarse de un descuento en la aplicación para los amigos o de bonificaciones por publicar un enlace en las redes sociales.
  3. Empezando por una aplicación gratuita. Otra opción para distribuir una aplicación de pago es comenzarla como una aplicación gratuita, y advertir que será de pago algún tiempo después. De este modo, puedes crear una base de usuarios, algunos de los cuales acabarán comprando la aplicación.
  4. Promoción pagada. Aquí tienes una amplia selección de herramientas: Google AdWords, Yandex.Direct, Facebook, Instagram, MyTarget y otras redes publicitarias. Además, no te olvides de las relaciones públicas: puedes publicar un artículo sobre la aplicación en los medios de comunicación o difundir un vídeo en YouTube.
  5. Crear comunidades. Crear una comunidad para la aplicación en las redes sociales. Esto ayudará a hacerla más conocida y a recoger las opiniones de los usuarios actuales de la aplicación.

 

Una aplicación gratuita con funciones limitadas

Una aplicación gratuita suele monetizarse mediante la compra de funcionalidades adicionales. En tal caso, los métodos de promoción serán fundamentalmente diferentes. 

Los anuncios deben demostrar el uso de todas las funciones de la aplicación, no sólo las gratuitas. Cuando un usuario está interesado en la funcionalidad completa de una aplicación, la descargará. Más tarde, cuando encuentren las limitaciones de la versión gratuita, seguirán utilizando la versión gratuita, la abandonarán o comprarán un complemento. Las herramientas de publicidad de pago mencionadas anteriormente también funcionan.

 

Una aplicación gratuita con anuncios en su interior

Para las aplicaciones gratuitas que se monetizan a través de impresiones de anuncios, ya que no es rentable. 

  1. Trabajar en el tráfico orgánico. Para este tipo de aplicaciones, la principal herramienta de promoción es aumentar las posiciones en Google Play y AppStore. Cuanto mejores sean las posiciones, más se instalarán.
  2. Una opción adicional para la promoción son otras aplicaciones del mismo desarrollador. Si ya tiene una aplicación popular, es buena para la siguiente. Y la tienda lo tomará «más caliente», y podrá distribuir la nueva aplicación a los usuarios de la antigua. El nombre del promotor afecta a la clasificación. Esto se puede utilizar como estrategia: si «rockeamos» una aplicación, se facilita la promoción de otra.

 

Optimización de la App Store

El trabajo realizado para mejorar la posición de una aplicación se denomina optimización de la App Store (ASO). La optimización interna (título, descripción, palabras clave), el número de instalaciones y los comentarios de los usuarios influirán en la buena acogida de su aplicación en la tienda.

La etapa preliminar del ASO consiste en analizar a sus competidores: en qué categorías se sitúan sus aplicaciones, qué textos utilizan en los títulos y descripciones, en qué términos de búsqueda se centran. Debe analizar cuánto tráfico obtendrá si utiliza las mismas palabras clave.

El ASO se divide convencionalmente en dos partes: la técnica y la visual.

El ASO técnico es algo análogo a la optimización del motor de búsqueda de la tienda de aplicaciones. Incluye varios factores:

– título;

– descripción;

– palabras clave;

– número de descargas;

– críticas/calificaciones.

El ASO visual consiste en trabajar con el nombre, el icono, las capturas de pantalla y los vídeos de la aplicación. Todas ellas influyen en la decisión del usuario de instalar la aplicación, por lo que las opciones más acertadas se seleccionan mediante pruebas.

Se desarrollan diversas variantes de nombre, descripción y elementos visuales para su comprobación. La prueba en sí puede realizarse en una página de aterrizaje que simule la página de una tienda de aplicaciones, atrayendo el tráfico allí a través de la publicidad. Como resultado, se seleccionan las variantes que muestran la mayor tasa de conversión de páginas vistas a instalaciones de la aplicación.

La ASO debe llevarse a cabo de forma continua. De este modo, se pueden tener en cuenta diversos cambios del mercado: aparición de competidores, cambios en la demanda de aplicaciones, tendencias, etc.

El rendimiento ASO se mide por la categoría de una aplicación y las primeras posiciones generales, las posiciones de las palabras clave y el número de instalaciones orgánicas.

 

Consejos

Para evitar errores frecuentes en la promoción de aplicaciones, basta con seguir algunas prácticas probadas.

  1. Trabaja cuidadosamente con el icono y el título. Uno de los factores que más influyen en la decisión de instalar una aplicación es su título y su icono. Por lo tanto, deben transmitir simplemente la esencia de la aplicación y su utilidad.
  2. Calcule su plan de medios con antelación. Antes de empezar a promocionar su aplicación, debe calcular su presupuesto publicitario. Para ello, hágase algunas preguntas:

– cuántas instalaciones quieres conseguir (u otras acciones dirigidas, como las compras dentro de la aplicación);

– el plazo en el que quieres alcanzar tus objetivos;

– coste por instalación (CPI – coste por instalación) o coste por acción (CPA – coste por acción).

Para predecir el coste por instalación, podemos fijarnos en los competidores: cuánto están pagando o han pagado en el pasado por las instalaciones en las redes del IPC. Para ello, nos fijamos en los competidores de dichas redes. Otra opción son los datos sobre el coste de captación de usuarios procedentes de fuentes/casos públicos y estudios por país y tipo de aplicación.

  1. Haga una lista de KPIs. Por lo general, en el análisis de la eficacia de las aplicaciones se tienen en cuenta los siguientes KPI:

CPI (coste por instalación) – Coste por instalación;

ARPU (Average Revenue Per User), LTV (Lifetime Value) – el beneficio generado por 1 usuario;

Tasa de retención – La tasa de retorno de los usuarios a la aplicación;

CHURN Rate – tasa de abandono de clientes;

DAU, WAU, MAU – Número medio de usuarios activos únicos que visitaron la aplicación por día/semana/mes;

Tasa de conversión: el porcentaje de usuarios que realizaron una acción específica en la aplicación;

Duración de la sesión: la cantidad de tiempo que se pasa en la aplicación.

  1. Cambia los creativos. En el sector de la telefonía móvil, los anuncios se «agotan» mucho más rápido. Lucha por la atención de tu usuario potencial, construye hipótesis y ponlas a prueba en la práctica.
  2. Utilice diferentes canales. No gaste todo su presupuesto publicitario en una sola herramienta. Pruebe varias opciones de publicidad, haga pruebas y encuentre la mejor solución.
  3. Configurar la analítica. Tómese su tiempo y establezca una analítica de calidad. Es importante tener en cuenta no sólo la eficacia de sus campañas publicitarias, sino también el comportamiento de los usuarios que atraen.

Leave a Comment